Un comienzo nefasto.

tablas.jpg

No olvidaré jamás mi paso por la cocina de aquel restorán donde aprendí de verdad lo que es trabajar bajo presión. Sin estudios previos (que atrevimiento), y sólo con las ganas de aprender ahí mismo… donde los errores se pagan caro (pero a mi me pagaban casi nada).
No importaba mucho. Estaba en mi salsa y absorviendo “a mil” la experiencia de los demás cocineros.

Toques sencillos pero imprescindibles son la decoración de un plato “al salir”…, Montar y repasar las orillas…! (me decía el maestro de cocina), a veces a gritos.

Imposible olvidar mi primer pedido. Solo contra el mundo y despiadados garzones. Sentí ganas de llorar, pero no podía… no había tiempo. Y la fila de vales aumentaba a cada minuto… ” una ensalada césar, 2 del chef, 2 tablas de quesos, 1 timbal de reineta, 4 ensaladas surtidas, un puré de palta..” cantaba el despachador mientras mi rostro se deformaba plato a plato.
Fue una experiencia intensa, y con horarios extremos.

De todo aquello me acordé hace algunos días al preparar estos appetizers. Ahora me río en vez de llorar. Disfruto del momento en vez de querer mandar todo al carajo y nadie me grita al oido ni me dice qué hacer y cómo presentar. Espero que haya valido la pena.

Bon apetit.

yo.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s