“Oma Cecilia” at work.

oma.jpg

Hace un par de horas toqué puerto después de 2 semanas de “fábula” por el sur de Chile y Argentina.

Subí unos 5 kilos y no me arrepiento.

De tanto andar de restorán en restorán, cafeterías, barbacoas y demases…, ahora debo correr el gancho del cinturón un par de agujeros más hacia la izquierda, (de todo aquello escribiré y graficaré apenas recupere el sueño y el aliento).

Cada lugar fue tocado por la magia de algún alquímico cocinero y por supuesto una de las responsables de mi “nuevo look”, fue mi abuela y sus Ravioles rellenos de espinaca, morcilla alemana, queso emmental y salsa tuco con carne de cerdo.

ravioles.jpg

Y no podía ser de otra forma…, “cuando saboreas una masa que parece terciopelo derritiéndose en la boca, con un relleno suave y una salsa vigorosa”… los complejos desaparecen y el efecto calórico se hace sentir.

Dos platos bastaron para dejarme sin habla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s