Bariloche

bariloche.jpg

Cuando salí de vacaciones inmediatamente pensé… (esto va a traer consecuencias)… iré al sur y engordaré como ternero lechón al amparo de restoranes, picadas y la infaltable y llena de elogios… “cocina de mi abuela”.
Y fue verdad. Tanto así…, que no quedé conforme con lo que mi bello país me ofrecía y crucé la cordillera hacia la hermana república Argentina.
Y es que Bariloche para mi tiene historia. Historia de familia. Mi padre nació allí y mi abuela cocinó en sus inicios y pasó gran parte de sus aventuras y desventuras en el otrora pueblo y ahora gran centro invernal y cosmopolita.
La gente que lo visita le amerita (además de su arquitectura característica), un aire a Los Alpes …y vaya si puedo decir que de paisajes nada debe envidiarle al cordón montañoso europeo.
Los chocolates y la carne fueron mi dieta durante mi estadía… y para coronar… encontré tabaco cubano de primera, a un tercio del precio acostumbrado en mi país. Como podrán comprender… un pequeño paraiso para mis placeres sibaríticos.

costillas.jpg

Cada cuadra está llena de bolichitos dedicados a agasajar a los estómagos más exigentes (a precios muy convenientes para el bolsillo extrangero), donde la famosa parrilla argentina es la estrella. También la trucha salmonidea y las carnes de caza mayor, tanto de “plumas” como de “pelos”, hacen sufrir a los más avezados y extremos comensales (como vuestro servidor).
Comí bife chorizo en tres lugares diferentes (trozo de carne de 500 grs. generalmente y de textura tan tierna que se corta con el tenedor), el precio promedio es de 22 pesos… (unos 7 dólares). El restorán a recomendar según mi sondeo debiera ser “El boliche de Alberto” por su relación precio- calidad y servicio. Y en segundo lugar, restorán “Los leños”, al entrar a la ciudad y atendido por su propio dueño.

A continuación un breve resumen de este mágico lugar al estilo de Wikipedia:

“San Carlos de Bariloche, o simplemente Bariloche, es una ciudad de la Argentina.

Se trata de la ciudad de turismo invernal más importante de Sudamérica. Está ubicada en el sudoeste de la provincia de Río Negro,  junto a la Cordillera de los Andes, en la rivera sur del lago Nahuel Huapi. Sus reservas naturales, que incluyen lagos, bosques y montañas, su estilo arquitectónico, y sus destacados centros de esquí son el principal atractivo y sustento económico de esta ciudad. Es también la cabecera del departamento homónimo.

El nombre Bariloche proviene del mapundungun y es un derivado de la palabra Vuriloche, que significa “gente del otro lado de la montaña”. Este nombre le daban los mapuches a los habitantes originarios que se encontraban de este lado de la cordillera. Por otro lado, al comienzo, San Carlos se originó con el almacén de Ramos Generales de Don Carlos Wiederhold instalado en 1895 en el actual centro de la ciudad. Luego, al fundarse la ciudad, el nombre fue mal entendido en una carta que le fue enviada a Wiederhold, pasando de Don Carlos a San Carlos, mezclando así su nombre con el de la ciudad.

calle.jpg

Fue fundada oficialmente el 3 de mayo de 1902, por decreto del Poder Ejecutivo de la Nación. En 1909 tenía ya unos 1.250 habitantes, telégrafo, correo y camino hasta Neuquén. Pero continuaron dependiendo del comercio con Chile hasta la llegada del ferrocarril en 1934.

Entre 1935 y 1940, la Dirección de Parques Nacionales, realiza una serie de obras y edificios, embelleciendo y caracterizando con dicha arquitectura la ciudad. Algunas de ellas son: el Centro Cívico, que albergaba a la biblioteca con un teatro, el museo, el edificio de la Municipalidad con su torre con reloj, la oficina de correos y telégrafos, la policía y la aduana. También la Catedral de Bariloche y el hotel Llao Llao entre otros.

Bariloche es la sede del Instituto Balseiro, del Centro Atómico Bariloche y de INVAP, instituciones científicas y tecnológicas con prestigio internacional”.

hotel.jpg

Como dato anecdótico debo comentar que “se dice” que en Bariloche hay más camas para alquilar que en toda la república Argentina… (una exageración), pero que nos da la pauta para darnos cuenta de la gran cantidad de turismo que reciben tanto en invierno como en verano.

De arriba hacia abajo: Vista panorámica de la ciudad. Costillas de cerdo a la parrilla. Uno de los muchos boliches. Hotel Llao llao.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s