Habanos.

“Robustos, Conservas, Coronas, Delicias, Siglo I, Brevas…” (y la lista sigue).

Distintas maneras de nombrar las vitolas o “formas” que estos cigarros de origen cubano adquieren en manos de los Torcedores (artesanos encargados de su manufactura).

Calibre grueso, mediano, tripa larga o corta.
Un sin fin de atributos técnicos que es necesario exigir además de los códigos de fabricación que nos protegen de las burdas imitaciones.

Es que nadie dijo que era sencillo elegir un habano y menos fumarlo. El ritual hace necesario tomarse con calma esto de seguir los pasos de Castro o Churchill, (en cuanto a gustos por el tabaco se refiere).

Por mi parte, los he integrado como “otra carta” dentro del menú de El librillo. Donde quienes quieran recorrer la historia desde sus orígenes hasta nuestros días, puedan hacerlo y experimentar los aromas y sabores de las más finas vegas y sus cosechas convertidas en tan exquisitas y únicas piezas.

habano.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s